consejos para cruzar el atlantico en barco - Rosario Nautico

Consejos para cruzar el Atlántico en barco

¡Prepárate para una aventura única! Descubre los 15 consejos importantes para cruzar el Atlántico en barco. Desde la importancia de la preparación del equipo hasta la necesidad de tener provisiones adecuadas, encontrarás todo lo que necesitas saber para disfrutar al máximo de tu travesía. ¡No te pierdas estos imprescindibles consejos y empieza a planificar tu travesía por el Atlántico con éxito!

  • No necesitas un barco especial: Puedes cruzar el Atlántico en un yate común.
  • Mantén la velocidad constante y el equipo en buenas condiciones.
  • Asegúrate de tener fuentes de energía adicionales.
  • Realiza cursos de preparación antes del viaje.
  • Lleva suficiente tripulación y repuestos para posibles fallos.
No title found
cruzar el Atlántico en barco

15 consejos para cruzar el Atlántico en barco

La temporada de travesía para cruzar el Atlántico en barco tiene lugar cada invierno. En los meses previos a la Navidad, alrededor de 4000-5000 navegantes deciden embarcarse en una de las mayores aventuras de sus vidas, cruzar el Atlántico desde Europa hasta el Caribe.

En la mayoría de los casos, el cruce es la culminación de años de planificación y preparación. Pero, si es tu primera vez, ¿puede que te estés olvidando algo? Probablemente sí.

Aquí tienes una lista de 15 consejos para atravesar el Atlántico. ¿Qué es lo realmente importante a tener en cuenta a la hora de planificar una travesía para cruzar el Atlántico en barco?

1. No es necesario un barco especial

Tiempo atrás, era necesario adecuar el diseño de la mayoría de las embarcaciones para cruzar el Atlántico en barco. Actualmente, los yates transatlánticos más comunes son los cruceros de producción ordinarios con kit estándar. No hay grandes secretos ni estrategias para la navegación de 3000 millas a favor del viento. Generalmente, la parte más dura de este tipo de travesía viene del golfo de Vizcaya, si partes del norte de Europa. Así que, sin importar el tipo de barco que tengas, con un poco de preparación extra, será apropiado para hacerla.

Aparte de un barco, lo único que necesitas es agua, alimentos, combustible y una carta (en papel) del ‘Atlántico Norte y Sur’. Si lo que buscas son plazas en travesías ya organizadas puedes encontrar patrones que ofrecen plazas para cruzar el Atlántico en barco, ya sea en velero, yate o incluso crucero.

2. No te compliques más de lo necesario

Una travesía inteligente se basa en mantener una velocidad constante las 24 horas del día, dicho de otro modo, sin que existan tiempos de inactividad. No hay necesidad de ver alrededor de las velas de proa, twistlerig o gastarse un dineral en un spinnaker asimétrico nuevo. Con estar pendiente de los rozamientos, asegurarse de que la botavara está bien sujeta y de que la vela de proa se pueda enrollar rápidamente en caso de haber fuertes rachas de viento durante la noche, es suficiente.

3. Revisa tu potencia de reacción

Sea cual sea la energía que creas que necesitará el barco en una travesía para cruzar el Atlántico en barco, añade fuentes adicionales para generar energía más de lo que calcules. Luces de navegación, radar, programas de radio, piloto automático, desalinizadora, refrigerador, congelador, ordenador, ventiladores – los nombras y todos se añaden. Aumenta los medios de generar electricidad con un generador diésel, un alternador más grande, paneles solares y/o una turbina remolcada y revisa los medios de ahorro como instalar luces LED.

4. Entrena, entrena y entrena

Ser navegante va más allá de arreglar cosas y de gestionar problemas a bordo que de navegar o planificar rutas. El mantenimiento de motores, la supervivencia en el mar, entrenamientos de primeros auxilios y cursos en tareas de mantenimiento de equipos, requieren una preparación indispensable – tanto para la tripulación como para el capitán. Haz absolutamente todos los cursos que puedas, no querrás echar en falta ningún conocimiento a mitad de travesía. ¿Tienes tu título de Capitán de Yate?

5. Practica con otras travesías antes

No tengas prisa por cruzar el Atlántico en barco. Disfruta de todas las travesías que puedas antes para ganar experiencia, haciendo la ruta hacia las Islas Canarias y otros puntos de parada. Recorre el mediterráneo, Francia, norte de España, Portugal, Madeira… tienes muchos destinos interesantes para visitar. Puedes encontrar cientos de planes y travesías para practicar en Sailwiz.com.

También te puede gustar:  7 Consejos para alquilar una moto acuática

6. Lleva más tripulación para la travesía

Nunca subestimes lo cansado que puede llegar a ser cruzar el océano e imagina cuán presionado te sentirías trabajando a dos manos si el piloto automático se rompiera. La tripulación extra facilita mucho la vida y aumenta la estimulación. Puedes encontrar compañeros de travesías en bolsas de tripulantes o en los cursos de las escuelas náuticas pero evalúa siempre primero la compatibilidad mediante una travesía corta, la buena convivencia a bordo es fundamental. Puedes publicar tu travesía en Sailwiz.com y compartir gastos de la travesía con otros tripulantes.

7. Ve por el camino más largo

Algunas personas se gastan mucho dinero en software de planificación de rutas, de acuerdo. Pero, no lo necesitas y, si no estás acostumbrado a usar archivos Grib ni tienes polares para tu barco, su valor es dudoso. El mejor plan de planificación es el más simple y, a menudo, el más rápido: mantén el rumbo 20°N, 30°W antes de girar a la derecha, siguiendo el antiguo consejo: “dirígete hacia el sur hasta que la mantequilla se derrita”. He aquí tres razones por las que seguir esta ruta:

  • Cogerás los vientos alisios más rápido.
  • Tendrás mejores condiciones.
  • Marcarás 2 o 3 grados de latitud al día.

8. Tómatelo con calma

No lo des todo en el comienzo de la travesía para cruzar el Atlántico en barco. A la tripulación le lleva como tres días coger equilibrio y establecer/acomodarse en una rutina. Sé amable con tu tripulación durante este periodo y también con tu barco. Estará totalmente abastecido, lleno de combustible y agua y esto son toneladas de desplazamiento extra. El aumento de carga en la velocidad y cordaje son significativos así que modera la velocidad y no lo presiones demasiado pronto.

9. Prepárate para fallos en el equipo y lleva repuestos

Más vale que estés preparado para fallos en el equipo porque, tarde o temprano, los habrá. Si son herramientas de las que dependes fuertemente, como puede ser el piloto automático o el desalinizador, ten un plan alternativo o de emergencia para arreglártelas. El fallo del piloto automático estresará a tu tripulación porque les quitará tiempo de descanso. Por la misma razón, es una buena idea asegurarse de que sino todos, la mayoría de ellos, sean buenos timoneles con viento. Si no, invierte tiempo a bordo en instruirles. Del mismo modo, da por sentado que cualquier pieza del equipo que pueda romperse, romperá así que piensa muy bien en qué repuestos llevarás.

10. Costes

Estos serán más altos de lo que piensas, sin importar el precio de tu barco. Todo el mundo pide presupuesto pero, pocos suman el suyo honestamente. Comer fuera de casa es uno de los aspectos más caros de la travesía, especialmente en el Caribe y los costes de reacondicionamiento son altos. No olvides también que, cuando vuelvas a Europa, tu barco necesitará reparaciones.

11. Apoyo en tierra firme

La asistencia desde casa hace la vida mucho más fácil. Entre las tareas se encuentran coordinar cambios en la tripulación y repuestos y gestionar la comunicación. Tener a la tripulación en contacto con el mundo real es tan importante como mantener informados de la vida a bordo a quienes están en casa.

12. Ojo a las rozaduras

El verdadero enemigo en el mar. Identifica las zonas raídas en las escotas, parte superior de la driza y en el spinnaker y protégelas como sea necesario. En caso de izar este último, mueve la driza cada poco tiempo.

13. Sé inteligente con tus provisiones

Encárgate de que tu tripulación participe en la lista de provisiones y en su compra, así tendrán menos motivos para quejarse después. El repollo dura bastante tiempo y está muy bueno en ensalada. Los plátanos maduran enseguida y acabarás hartándote rápido de ellos. Las mejores frutas para llevar abordo son las manzanas, naranjas y peras pues duran más. Si vas a llevar carne, pídele a tu carnicero que te la envase al vacío o consigue una máquina para hacerlo tú mismo antes de congelarla. Intenta no llevar envases de cartón para evitar que traigan consigo huevos de cucaracha.

14. Seguridad

No escatimes en llevar chalecos salvavidas y cordajes de rescate y utilízalos siempre por la noche o con mal temporal. En caso de duda, no te la juegues. Sé insistente con la tripulación para que no dejen nunca que el barco avance si no hay nadie despierto en cubierta. Y piensa también en la seguridad en cubierta, por ejemplo: el riesgo que conlleva que un tripulante lleve pantalones cortos mientras transporta una olla de agua hirviendo. Disuade la idea de hacer pis por la borda: no hay casos registrados de personas caídas al agua por usar la cabeza.

También te puede gustar:  Cómo registrar un barco de forma adecuada

15. Combustible

Es difícil tener grandes cantidades, incluso en un velero. En caso de ir más allá del Caribe, lleva algún bidón de gasolina. Las gasolineras suelen estar a un paseo de la costa. Y, por último, no fijes una fecha de llegada en el diario. En algunas estaciones, la travesía por el Atlántico, es rápida. En otras, lenta. El tiempo varía bastante, especialmente a principios de noviembre y diciembre, cuando los vientos alisios son imprecisos. Así que, si tienes fijación por llegar en una fecha determinada, te llevarás una desilusión antes de partir.

Una travesía no es un servicio de línea regular así que acomódate, disfruta de la experiencia, llévate unos cuantos libros y desintoxícate de lo digital para disfrutar del tiempo fuera de los límites que condicionan tu vida en tierra. Deja abiertos tus planes. Recuerda que la travesía es la aventura, no la llegada al Caribe. Y, hagas lo que hagas, no dejes que tu tripulación compre sus billetes de vuelta justo después de la fecha de llegada estimada – nada amarga más el ambiente a bordo que una persona estresada por no llegar a tiempo y deseando pisar tierra.

Preparativos Previos para Cruzar el Atlántico en Barco

Elegir el Barco Adecuado

El tipo de barco es fundamental para garantizar una travesía segura y cómoda. Las embarcaciones más comunes para este tipo de viaje son los veleros y los yates a motor. Debes elegir una embarcación que sea robusta, estable y capaz de manejar las diversas condiciones meteorológicas que encontrarás en el Atlántico.

Métodos de Cruce

Veleros

Los veleros son una opción popular para los aventureros que buscan una experiencia más hands-on y tradicional. Cruzar el Atlántico en un velero requiere una planificación cuidadosa y un conocimiento sólido de navegación marítima. Los viajes pueden durar de dos a tres semanas, dependiendo de las condiciones del viento y del clima.

Cruceros Transatlánticos

Para aquellos que buscan más comodidades, los cruceros transatlánticos ofrecen una manera lujosa de cruzar el océano. Estos barcos cuentan con todas las comodidades modernas, incluyendo restaurantes, piscinas, teatros y más. La duración del viaje varía, pero típicamente es de aproximadamente una semana a diez días.

Cargueros

Una opción menos convencional pero fascinante es viajar en un barco carguero. Aunque no están diseñados para el lujo, ofrecen una perspectiva única sobre la vida en el mar. Estos viajes son más largos, generalmente de dos a cuatro semanas, y ofrecen una tranquilidad que es difícil de encontrar en otros modos de transporte.

Experiencias Durante el Viaje

Vida a Bordo

La vida en el mar varía considerablemente dependiendo del tipo de embarcación. En un velero, los días se centran en la navegación y el mantenimiento del barco, con mucho tiempo para reflexionar y disfrutar del entorno marino. En un crucero, los pasajeros pueden participar en actividades programadas, disfrutar del entretenimiento a bordo y socializar con otros viajeros.

Desafíos y Recompensas

El clima puede ser el mayor desafío al cruzar el Atlántico en barco. Las tormentas son comunes y pueden probar la habilidad de los navegantes y la fortaleza de los barcos. Sin embargo, la recompensa de superar estos desafíos es una sensación de logro y una conexión profunda con la naturaleza y la historia marítima.

Encuentros con la Vida Marina

El Atlántico es hogar de una rica biodiversidad. Al cruzar el Atlántico en barco, es posible avistar diversas especies de aves marinas, peces y, ocasionalmente, ballenas. Estos encuentros son a menudo los puntos destacados del viaje para muchos viajeros.

Consejos para Cruzar el Atlántico en Barco

  1. Preparación: Asegúrate de investigar y prepararte adecuadamente, especialmente si eliges navegar en un velero. Esto incluye entender las rutas, el clima y tener las habilidades necesarias para manejar tu embarcación.
  2. Seguridad: La seguridad es primordial. Asegúrate de tener todos los equipos de seguridad necesarios y de conocer los procedimientos de emergencia.
  3. Salud: Mantente saludable y gestiona el mareo, si es necesario. Llevar medicamentos para el mareo y mantener una dieta adecuada ayudará.
  4. Documentación: Asegúrate de tener toda la documentación necesaria, incluyendo pasaportes y visas, si cruzas a diferentes jurisdicciones territoriales.
También te puede gustar:  Seguridad en el mar: Consejos esenciales a seguir

Cruzar el Atlántico en barco es una experiencia transformadora que ofrece tanto desafíos como recompensas. Ya sea bajo velas, a bordo de un lujoso crucero o en un carguero, cruzar el Atlántico en barco nos ofrece una perspectiva única del mundo y de nosotros mismos.

Equipamiento Esencial

Asegúrate de equiparlo para cruzar el Atlántico en barco con los siguientes elementos esenciales:

  • Sistemas de navegación actualizados, como GPS, radar y cartas náuticas.
  • Comunicaciones, incluyendo radio VHF, satélite y, si es posible, un teléfono satelital.
  • Equipos de seguridad, incluyendo chalecos salvavidas, balsa salvavidas, EPIRB (localizador de emergencia), y un buen botiquín de primeros auxilios.
  • Provisiones suficientes de comida, agua, y combustible para todo el viaje.

Planificación de la Ruta

Antes de embarcarte en cruzar el Atlántico en barco es importante planificar tu ruta y el tiempo son críticos. La mayoría de los cruzadores eligen zarpar desde Europa en el otoño y desde América en la primavera, para aprovechar los vientos favorables y evitar la temporada de huracanes.

Navegación y Seguridad

Conocimientos Meteorológicos

Es vital tener una buena comprensión de los patrones meteorológicos del Atlántico. Debes estar preparado para enfrentar desde vientos fuertes hasta tormentas repentinas. Usar servicios de predicción meteorológica y recibir actualizaciones regulares te ayudará a evitar las peores condiciones.

Mantenimiento en Alta Mar

El mantenimiento regular del barco durante la travesía es esencial para prevenir problemas. Esto incluye revisar los motores, las velas, y los sistemas eléctricos regularmente.

Manejo de Emergencias

Estar preparado para cualquier tipo de emergencia es crucial. Practica maniobras de seguridad como “hombre al agua” y asegúrate de que todos a bordo sepan cómo operar el equipo de emergencia.

La Vida a Bordo

Rutinas Diarias

Establecer una rutina diaria ayuda a mantener la moral y la eficiencia. Esto incluye turnos de vigilancia, comidas regulares y tiempo para el descanso.

Manejo del Agotamiento

El agotamiento puede ser un gran desafío. Es importante equilibrar el tiempo de trabajo con suficiente descanso. Los turnos rotativos y las siestas programadas son estrategias efectivas.

Conexión Social

Mantener una buena relación con tus compañeros de tripulación es vital. La comunicación clara y el apoyo mutuo hacen que el viaje sea más agradable y seguro.

Preguntas frecuentes

1. ¿Necesito un barco especial para cruzar el Atlántico en barco?

No es necesario un barco especial para cruzar el Atlántico en barco. Los yates transatlánticos más comunes son cruceros de producción ordinarios con kit estándar.

2. ¿Qué debo hacer para mantener mi barco en condiciones óptimas durante la travesía?

Mantén una velocidad constante y asegúrate de que el equipo esté en buenas condiciones para evitar complicaciones.

3. ¿Cómo puedo asegurarme de tener suficiente energía durante el viaje?

Revisa tu potencia de reacción y asegúrate de tener fuentes adicionales para generar energía, como instalar luces LED para ahorrar.

4. ¿Es importante tener experiencia previa en travesías antes de cruzar el Atlántico?

Sí, es recomendable practicar con otras travesías más cortas para ganar experiencia antes de embarcarte en una travesía transatlántica.

5. ¿Por qué es importante llevar repuestos y estar preparado para posibles fallos en el equipo?

Es fundamental tener planes alternativos para solucionar problemas inesperados durante la travesía y garantizar un viaje seguro y sin contratiempos.

free photo of portrait of a tattooed man wearing a pirate costume e1702471911500 - Rosario Nautico

Hola, mi nombre es Miguel Ángel Cortez. Soy un navegante y explorador nato, nacido y criado en las hermosas costas de Málaga. Desde joven, he estado fascinado por las historias de exploradores y aventureros marinos. Me gradué en Historia Marítima y he dedicado mi vida a estudiar y recorrer los mares históricos de España y más allá. En Rosario Náutico, comparto mis relatos de viajes, descubrimientos de rutas marítimas antiguas y análisis de la historia náutica. Mi objetivo es inspirar a otros a apreciar la riqueza cultural y la belleza inigualable de nuestros océanos.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *